La bodega

Nuestra Bodega es, ante todo, una explotación de carácter familiar asentada en la grata tradición vitícola del Ribeiro. Tanto es así que su genuino nombre, “Antonio Montero”, ha ido pasando de generación en generación siendo el antropónimo de los tres actuales responsables de la bodega: el “abuelo”, el “padre”, y el “nieto”.

De este humilde modo y apostando por encima de todo por la auténtica e imperecedera costumbre vinícola de nuestra privilegiada tierra, nuestra bodega ha ido creciendo, logro tras logro, hasta consolidarse como una de las marcas más solidas del Ribeiro.

Por tanto, si tuviéramos que definirnos, simplemente nos presentaríamos como el fruto de la unión de tres generaciones que con su ingenio y saber hacer han logrado lo que para muchos no es más que una utopía: “encarnar las distintas etapas de la vida de un hombre en un solo cuerpo, con forma de vino”.

¿Qué entendemos por Tradición?

 

Enclavada en el corazón del Ribeiro, nuestra bodega, fundada hace tres generaciones, bebe de una tradición centenaria en el cultivo y explotación vinícola.

Ya desde época romana tenemos testimonio del preciado néctar producido en estas privilegiadas tierras. Magno labor que continuó a lo largo de los claroscuros siglos medievales de mano de las explotaciones eclesiásticas hasta llegar a los siglos XVI y XVII, cuando el vino del Ribeiro alcanza su plena madurez y expansión.

Por tanto, la tradición que envuelve nuestros vinos debemos entenderla como la suma de un esfuerzo, pasión y sabiduría que, a pesar del inexorable paso del tiempo, ha logrado sobrevivir de generación en generación, susurrado al oído de abuelos y nietos, y dando como preciado fruto la elaboración de un vino excelente.

¿Qué entendemos por Calidad?

 

Si algo define el carácter de nuestros productos, esto es, sin duda, el sello artesanal de nuestro trabajo. Desde el cultivo de las cepas y la selección de nuestras uvas hasta la elaboración de nuestros caldos, todo se hace de forma manual y artesana siguiendo las técnicas tradicionales del Ribeiro y respetando su ecosistema natural. El resultado, unos productos de una calidad incomparable.

¿Qué entendemos por Distinción?

 

El resultado inevitable de la combinación de tradición y calidad solo puede ser unos vinos dotados de un carácter y personalidad inconfundibles. Las bodegas Antonio Montero, de este modo, nos situamos en la vanguardia de la producción vinícola de nuestro país, ofreciendo a los aficionados del buen vino el acompañante perfecto para triunfar en cualquier situación: un producto refinado y seductor, delicado y elegante, amable y atrevido. En definitiva, somos ese algo especial que tu paladar te susurra al oído cuando degustas cualquiera de nuestros productos.

NUESTRA HISTORIA DESDE LOS COMIENZOS

 

1970 : Antonio Montero Álvarez, el “Abuelo” de la bodega decide superar el consumo casero de las cepas que llevan trabajándose en su familia desde hace generaciones y comienza a vender el vino “a granel” en barriles para distintos bares y tascas de la provincia.

1980: En esta década la consolidación de clientes fijos permite dar el siguiente y crucial paso en la paulatina evolución del negocio familiar: el embotellado, manual, de los primeros vinos, saltando al mercado el primer ejemplar de Vinos Antonio Montero.

1990: El proyecto de una bodega solida y con potencial comercial se consolida expandiendo sus ventas fuera de la provincia de Ourense.

1999: Antonio Montero Sobrino protagoniza un fresco renuevo generacional y con él nuestra centenaria bodega familiar adopta definitivamente forma empresarial bajo la actual denominación “Bodegas Antonio Montero”.

2001: Nuestra marca consolida su posición en el mercado gallego de la mano del vino Antonio Montero “Colleiteiro” que recibe sus primeros galardones. (Primer Premio Feria del vino de Ribadavia).

2003: Como consecuencia de las nuevas plantaciones de cepas de Treixadura sale al mercado nuestro vino de “Autor”, buscando un desmarque en calidad y apostando por uvas autóctonas y más selectas.

 

2007: El vino Antonio Montero “Autor” pronto cosecha grandes éxitos erigiéndose como mejor blanco de Galicia en la XIX Cata Oficial de Galicia al recibir el Acio de Oro.

2008: Nuestra marca decide seguir apostando por la calidad y distinción sacando al mercado un Ribeiro Crianza, loable avance encarnado en nuestro Barrica Alejandrus.

2010: una vez más el publico premia nuestros nuevos productos y el Vino Barrica “Alejandrus” es galardonado con la “Distinción Gallaecia” de la prestigiosa asociación de Sumilleres gallegos.

2012: Nuestro vino Antonio Montero “Autor” consolida su posición en el mercado galaico alzandose nuevamente como “Mejor Blanco de Galicia” en la XVI Cata oficial de Galicia. Ese mismo año nuestra bodega protagoniza un nuevo desmarque con la salidaal mercado del Vino Dulce “Gotas de vida”.

2013: El Joven Antonio Montero Pozo, encarnando la tercera generación, se une al negocio familiar aportando una visión renovada y moderna del mundo del vino. Al mismo tiempo nuestro preciado vino Antonio Montero “Autor” conquista el panorama nacional ocupando un privilegiado lugar en el “Cuadro de Honor de los mejores Vinos Blancos de España”, con una puntuación de 8/10 (Guía Gourmets 2013).

2015: Comienza nuestra andadura en el mercado internacional, dando a conocer nuestros vinos en ferias orientadas a la exportación como Fenavin o Vinis Terrae, lo que permiten a nuestros caldos viajar a países como Bélgica o Inglaterra. Precisamente en esta última, nuestro “Autor” cosecha la medalla de BRONCE dentro de los premios de la IV Cata Extraordinaria VINIS TERRAE, entre los más de los 120 vinos presentes en la feria.

Y no sería el único reconocimiento, ya que la Feria del vino do Ribeiro, celebrada en Ribadavia, lo premia también con el 2º premio de la cata popular.